Formación

El INCI, el mejor aliado para elegir bien un champú 

¿Qué es un champú?

El champú es el producto más usado en cualquier salón grooming. ¿Pero sabemos realmente cómo funciona? Elimina la suciedad provocada por la existencia de la grasa formada por las glándulas sebáceas, la descamación cutánea del cuero cabelludo y las partículas contaminantes ambientales que se depositan en el pelo. El sebo protege de daños externos la estructura proteínica del cabello, pero… tiende a atrapar la suciedad. Los tensioactivos del champú encapsulan la suciedad para que pueda ser arrastrada con el agua.

¿Qué es un INCI?

El INCI (International Nomenclature Cosmetic Ingredient), es una metodología que dicta las características de cómo se tienen que mostrar los ingredientes de un producto cosmético. Con dicho sistema se ha estandarizado el nombre de cada ingrediente a nivel internacional.  Así, los nombres de los ingredientes usados en un producto deben aparecer en inglés o en latín.

¿Es obligatorio que aparezca el INCI en el etiquetado de productos de cosmética animal?

A fecha de hoy la normativa zoosanitaria no regula este aspecto del etiquetado de los productos, por lo que no existe obligatoriedad de indicar los INCI en productos de cosmética animal. Esto se traduce en que el consumidor tiene menos herramientas para tomar la mejor decisión a la hora de escoger un producto de higiene para su mascota. Sin embargo, algunas marcas, optan por la transparencia, e incluyen el INCI en el etiquetado de sus productos. Y si sabemos cómo interpretar correctamente el INCI, tendremos un gran aliado en este proceso de decisión.

¿Cómo es el INCI de un champú?

Antes que nada, hay que saber que los ingredientes se ordenan en el INCI por orden decreciente de mayor porcentaje a menor de los ingredientes de la fórmula. Así, si nos fijamos en el inicio podemos encontrar el ingrediente con mayor porcentaje:

  • El primer ingrediente que aparece en el INCI es el solvente: AQUA. Es decir, el principal ingrediente de cualquier champú líquido es agua. Los champús llevan entre un 75% y un 90% de agua, y aunque parezca un ingrediente poco significativo, es clave para que el producto tenga la mejor calidad. La normativa del sector zoosanitario no es especialmente severa con este ingrediente por lo que algunos productos pueden contener agua no tratada, causante de irritaciones en la piel del can. PSH Pet Skin Healthcare apuesta por el agua tratada y altamente controlada mediante el uso de lámparas UV y controles físico-químicos diarios, evitando las elevadas conductividades, el exceso de sales, y por lo tanto su dureza, causante de irritaciones y afecciones cutáneas.
  • El siguiente ingrediente que reconoceremos en el INCI es el tensoactivo. Los tensoactivos rodean la suciedad, de forma que queda encapsulada y es fácil arrastrarla con el aclarado. El ingrediente más conocido es el Lauril (SOUDIM LAURYL SULFATE). Este ingrediente de origen sintético es el encargado de encapsular las partes lipófilas de la grasa y poder arrastrarlas con el agua. También es el ingrediente responsable de crear espuma y conseguir el efecto limpieza buscado. Es importante saber este puede ser un agente irritante. Sin embargo, en buenas formulaciones, pensadas para equilibrar este efecto, encontramos en unas posiciones más bajas del INCI los co-tensioactivos, que sirven para bajar la irritabilidad del tensoactivo principal. Algunos ejemplos son: COCO-GLUCOSIDE, POTASSIUM OLIVOYL, HYDROLYZED WHEAT PROTEIN o MYRISTYL LACTATE.
  • En las siguientes posiciones encontraremos los emolientes. Son compuestos importantes para aportar la hidratación necesaria tras el uso del tensioactivo usado. De esta manera aseguramos una baja irritabilidad y una alta humectación de la piel. Ejemplos de estos ingredientes son: GLICERINA, PROPILENE GLYCOL o algunos aceites que pueden estar presentes en la fórmula.
  • A continuación, encontraremos los conservantes, fundamentales para que el champú no se contamine con bacterias u hongos. La elección del consérvate no es al baladí: se hacen estudios previos para determinar cuál es el que mejor se adapta a la fórmula, para ver cuál es el que aguanta las condiciones de exposición del producto más adversas (dejarnos el champú abierto, diluir el producto con agua, exposición a temperaturas elevadas, etc.).
  • Finalmente, encontraríamos los activos. ¿Sabías que no todos los champús tienen por qué tener activos? Un champú puede o no llevarlos, y aquí encontramos un punto clave a la hora de elegir el mejor champú para nuestra mascota. PSH Pet Skin Healthcare cuenta con activos en todas sus fórmulas para cuidar la dermis. Un champú de calidad no solo limpia, si no que, mediante el aporte de activos, permite nutrir, cuidar y reparar la dermis. Es un aporte adicional a la función principal de un champú que es limpiar. Estos varían según el beneficio buscado de cada champú: anticaspa, antiolor, nutritivo, calmante.

Lo mejor que podemos hacer a la hora de elegir un champú es estar informados, tener en cuenta esta información práctica, y asesorarnos para elegir el mejor producto, optando siempre por contrastar la información de la mano de expertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.